sábado, 7 de marzo de 2015

Córdoba: De boda en San Lorenzo

Se casaban Isabel María y Antonio. Habíamos sido invitados a la boda por los padres del novio, nuestros amigos José y Ana. El enlace matrimonial se celebró en una de las iglesias fernandinas que hay en Córdoba, La Iglesia de San Lorenzo, quizás la más bonita y singular. Con nosotros estuvieron también como invitados Isidro y Maruja.

Fernando III conquistó Córdoba el año 1236 e inició el período de su refundación cristiana del que desembocaría años después en las conocidas iglesias llamadas "Iglesias Fernandinas" o de reconquista. Organizó la ciudad mediante catorce parroquias cuyas advocaciones pasarían a nominar a los diferentes barrios cordobeses. Estas iglesias de Córdoba del siglo XIII se han calificado como tardorrománicas, protogóticas, góticas, mudéjares, etc. Realmente pertenecen, en gran medida, a una etapa muy tardía y arcaizante del románico. 

La de San Lorenzo tiene tres naves separadas por pilares prismáticos, con cabecera propia del estilo fernandino. Presenta tres elementos dignos de reseñarse. Por un lado, la torre, que se levantó sobre un alminar, el porche que rodea parte de la iglesia y el rosetón mudéjar donde partiendo de un círculo interior y una serie de columnillas se forma una rica tracería a base de arcos apuntados entrelazados. En esta iglesia se venera a la Virgen de los Remedios, por la que hay gran devoción en Córdoba. 

La Iglesia de San Lorenzo se encuentra en el barrio de San Lorenzo de Córdoba al que le da nombre. Fue fundada sobre una antigua mezquita musulmana y construida durante la segunda mitad del siglo XIII, probablemente entre 1244 y 1300. Del siglo XIV se conservan pinturas de calidad de estilo gótico italiano en el ábside con siete escenas de la vida de Cristo: En el centro, la Crucifixión y en los laterales, el beso de Judas, el juicio de Pilatos, Cristo cargando con la cruz, el descendimiento, la sepultura y la resurrección. Debajo aparecen figuras de profetas y santos con halo dorado. Es curiosa la decoración que imita la ornamentación bizantina de azulejos.


Escenas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, ubicadas en la parte superior de los muros de la cabecera, un coro de ángeles serafines en los plementos de las bóvedas, acompañados de grandes dragones en las nervaduras y en los muros inferiores se representan santos y profetas de la Iglesia

Antonio e Isabel María durante la ceremonia
 
Su magnífico Rosetón que presenta una bella composición de elementos góticos y mudéjares

Curiosamente esta iglesia alberga tres cofradías de Semana Santa: Cofradía del Remedio de las Ánimas, Cofradía de La Borriquita y Cofradía de El Calvario. 
Entre sus bienes podemos destacar por el lado del evangelio el Altar de Nuestra Señora de los Remedios con retablo, realizado en madera dorada, donde se encuentra la imagen que da nombre al altar y, sobre ella, una escultura de San Fernando.
En este tramo destacan dos pinturas del siglo XVII, la primera es un “Martirio de San Lorenzo” de Acisclo Antonio Palomino, además de la “Virgen del Silencio”, obra de Antonio Mohedano. 
Cerca del ábside lateral nos encontramos con la Capilla del Remedio de Ánimas, presidiendo el lugar, se halla el Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas, a la izquierda Ntra. Sra. Madre de Dios en sus Tristezas, imágenes anónimas del siglo XVII, y titulares de la Cofradía del Remedio de Ánimas que procesiona por las calles de nuestra ciudad el Lunes Santo.
Del ábside del evangelio destacamos únicamente las tres imágenes que alberga, todas ellas perteneciente a la popular Cofradía de La Borriquita. En el centro se localiza Ntro. Padre Jesús de los Reyes, realizado por Juan Martínez Cerrillo en 1963. A ambos lados del Señor se hallan dos dolorosas, Ntra. Sra. de la Palma y María Santísima de la Victoria. La primera de ellas, obra de Francisco Romero Zafra, procesiona junto al misterio de La Borriquita la mañana del Domingo de Ramos. 


El Altar Mayor no posee retablo alguno, debido a la importancia de las pinturas murales que alberga. El que había se decidió desmontarlo y cobijarlo a los pies de la nave de la epístola, su emplazamiento actual. El retablo fue comenzado por Melchor Fernández Moreno y concluido por Francisco Hurtado Izquierdo y Manuel del Río a finales del siglo XVII. En el centro se halla un Sagrario que alberga una escultura de San José, sobre ésta, en el segundo cuerpo, una escultura de San Lorenzo, obra de Pedro de Paz, que aparece con su atributo más característico, la parrilla con la que fue martirizado. En los laterales destacan cuatro grandes lienzos que representan hechos de la vida del santo.
El Retablo de Nuestro Padre Jesús del Calvario, se encuentra situado en el ábside del lado de la epístola. En el centro se encuentra la imagen titular de la Cofradía de El Calvario que da nombre al mismo. La imagen data de 1723 y es obra de Fray Juan de la Concepción, procesionando la tarde-noche del Miércoles Santo junto a Nuestra Señora del Mayor Dolor, obra contemporánea de los imagineros Antonio Castillo Ariza y Francisco Díaz Jiménez. Sobre la imagen del Señor, coronando el retablo, destaca una talla anónima de San Roque, realizada a mediados del siglo XVIII.

En la nave de la epístola se encuentra la Capilla del Sagrario, a la que se accede por medio de dos arcos ojivales. De principios del siglo XIV, este espacio rectangular cubierto por dos bóvedas de crucería gótica es uno de los lugares mas venerados de la iglesia, en parte por albergar la imagen de la Virgen de Villaviciosa, que data de fines del siglo XVI. El lienzo de “El Calvario” conformaba el ático del citado antiguo retablo mayor, siendo obra de Fernández de Castro.
Por último, destacar el Altar de Ntra. Sra. del Rosario, de similares características al de Ntra. Sra. de los Remedios, que se encuentra enfrentado a él, en la nave del evangelio. En la hornacina central se encuentra la imagen que da nombre al altar y, sobre ella, una escultura del Rey David tocando la lira.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada